CIAPR orienta sobre vulnerabilidad de estructuras

September 4, 2017

Presidente del CIAPR Ing. Pablo Vázquez Ruiz

CIAPR orienta sobre vulnerabilidad de estructuras. El nuevo presidente del Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico (CIAPR), Ing. Pablo Vázquez Ruiz advirtió hoy a lacomunidad que la mayoría de los daños que se registran durante los huracanes se deben en gran medida  a las construcciones poco resistentes a los efectos de los huracanes y a la falta de preparación.

“La construcción de viviendas en riscos y barrancos en Puerto Rico, sin la intervención de un ingeniero licenciado, o las extensiones a viviendas donde no media un permiso o un diseño formal es un problema serio de seguridad pública. Este tipo de estructura frágil y de improvisada construcción, es un peligro en cualquier momento, pero más aún durante la temporada de huracanes que vivimos en Puerto Rico la mitad del año”, añadió el presidente del CIAPR.

El ingeniero Vázquez Ruiz recomendó que cada familia haga un análisis de la susceptibilidad de su residencia o negocio a elementos como los vientos, la lluvia e inundaciones repentinas, deslizamientos, erosión y/o la marejada ciclónica, problemas que se agudizan de manera dramática en Puerto Rico donde la construcción informal es tan prevalente.

“La experiencia del paso de los recientes huracanes por nuestra Isla, ha demostrado que muchas personas desconocen la vulnerabilidad de sus hogares. Muchos de los hogares que en el pasado sufrieron pérdidas o fueron destruidos pudieron haber resistido la fuerza del huracán si hubiesen sido construidos de acuerdo a los códigos establecidos o si hubiesen tenido protección adecuada para ventanas y puertas”, explicó el presidente del CIAPR.

Vázquez urgió a la población a determinar las medidas de protección que necesitan tomarse en cada hogar. Por ejemplo: asegurar estructuras que pueden desprenderse y anclarlas correctamente (techos de zinc o tejas, placas solares, etc.), árboles que puedan caerse, tendido eléctrico susceptible cerca de la residencia o negocio, cercanía de quebradas y obras de drenaje, etc.

“Hay que revisar las conexiones estructurales de tu casa si es de madera. El techo, paredes, piso y cimientos deben estar unidos por anclajes de metal que se consiguen en las ferreterías con sus catálogos de cómo utilizarlos. Hay anclajes para cada conexión”, dijo. Aquí el enlace de cómo hacerlo: http://www.digfineart.com/mzOMy89Lp/

A modo de breve orientación, estos son los elementos claves de destrucción que presenta un huracán:

Vientos: El potencial de daños está directamente relacionado a la velocidad del viento o intensidad en una escala conocida coma la escala Saffir-Simpson, desarrollada precisamente por un ingeniero y un meteorólogo. Esta escala está dividida en 5 categorías. Para proteger nuestro hogar o negocio es imprescindible cubrir cualquier abertura por la que pueda entrar el viento. Instale tormenteras en las ventanas y puertas expuestas. Las puertas de garaje deben tener los refuerzos apropiados. Mantener completamente cerradas las ventanas y puertas es esencial durante el paso del huracán. Esta medida nos protege no solamente de daños por el viento sino de objetos levantados e impulsados por éste que se convierten en proyectiles.

 

Lluvia: El resultado de estas lluvias es el desarrollo de inundaciones extraordinarias en las zonas costeras y en los valles del interior de la isla. El efecto de constantes lluvias por un periodo prolongado asociado a un paso lento del fenómeno podría también causar deslizamientos de terrenos. Ambos efectos son difícilmente controlables, por lo cual lo mejor es permanecer en lugar seguro hasta que pase el huracán y las lluvias.

 

Inundaciones: Las mayores tragedias experimentadas en nuestra isla han sido ocasionadas por las inundaciones. La naturaleza montañosa de nuestra isla propende a inundaciones repentinas con poco aviso a las comunidades susceptibles. Ocurren también inundaciones locales o urbanas causadas por las deficiencias de los drenajes, obstrucciones en las alcantarillas por sedimentos o escombros y por la acumulación de agua en áreas bajas.

 

Deslizamientos de terrenos: Se producen en las pendientes de las montañas debido a la acumulación de agua o saturación del terreno por las fuertes lluvias. En muchas ocasiones este proceso natural es agravado por las actividades que desarrolla el ser humano tales como carreteras y caminos, obras de desagüe, pozos sépticos, deforestación, desarrollos urbanos e industriales y actividades agrícolas sin el uso adecuado de prácticas de conservación de suelos.

 

Marejada ciclónica: la marejada ciclónica es un aumento del nivel del mar y sus efectos sobre la costa debido a la disminución de la presión atmosférica asociada al paso del ojo del huracán y a los vientos fuertes. Tan pronto el huracán entra a un área costera, el nivel de agua aumenta significativamente pudiendo alcanzar los 12 pies de altura. Los fuertes vientos pueden hacer que este efecto se refleje en la costa en niveles que exceden los 18 pies. Este fenómeno tiene el potencial de ocasionar gran destrucción en zonas costeras de baja elevación y densamente pobladas. El ciudadano debe estar pendiente a las alertas emitidas por las agencias para determinar si deberá desalojar su residencia y ubicarse en refugios.

“Si vives en una residencia de construcción débil, no tienes tormenteras, especialmente en puertas y ventanas de cristal, y si estás en una zona que se inunda o han ocurrido derrumbes, o vives cerca del mar, tu residencia no es segura”, concluyó el ingeniero Vázquez Ruiz.