Como todo ser vivo, las plantas requieren un tipo de cuidado para mantenerse saludables. Es primordial saber cómo se cuidan si tienes plantas en tu hogar, patio o entre más lugares.

Cuidado de plantas:

Las bases primordiales para el bueno cuidado de una planta son: el riego y la fertilización.

La cantidad de riego es sumamente importante en el cuidado para mantenerla saludable.

Si la planta recibe un excesivo de agua puede arriesgar que las raices se pudran por alta cantidad de humedad, a la vez, da paso a hongos, bacterias y viruses. Como no deja respirar a la planta, la misma se ahoga.

Igualmente, el poco riego de agua tiene efectos negativos. La planta no tiene por donde obtener la humedad que necesita para vivir.

La fertilización va a la par con el riego. Para que un fertilizador haga su trabajo, necesita humedad para poder entrar a la planta por el medio de las raices. Se pueden utilizar dos tipos de fertilizantes: foliar o granular.

El fertilizante foliar se diluye en agua para luego ser aplicado foliarmente. Los granulares se aplican cerca del tronco, no directamente, para no causar daño a la planta.

Las plantas siempre te van a decir qué necesitan, por ejemplo, un síntoma común es el amarillento de las hojas, esto usualmente se debe al exceso o falta de agua, falta de nuetrientes o algún insecto en la planta.

En cuanto los insectos y los hongos, hay que primero identificar el tipo para aplicar el insecticida correspondiente.

 

Cuidado de gramas:

Fertilización para gramas
La fertilización es clave para mantener una grama de calidad y en Gramas del Sur le orientarán sobre cuál y cómo usar el producto que ayudará en esta tarea.

Igual que el cuidado de todo tipo de planta, es importante: el riego, la fertilización y, en este caso, la poda.

Como ya mencionado, el riego va a la mano de la fertilización. Si es una grama ya establecida, se debe abonar una vez al mes sea con un tipo de abono foliar o granular. Estos tipos de abonos se pueden encontrar en cualquier agrocentro y se pueden aplicar directamente a la grama.

Estas dos bases promueven el verdor y el crecimiento de la grama para luego seguir a la última base, la poda.

La cantidad de veces que se poda depende en el área geográfico donde se encuentra. Para aquellas gramas en áreas montañosas, el norte o el oeste de Puerto Rico, se recomienda podar dos veces al mes o cada dos semanas por la cantidad de lluvia que reciben estas áreas.

Como en el área sur no llueve tan frecuentemente, se recomienda podar cada 3 semanas. Le puede interesar el artículo: El agua y su importancia en la grama.

Puede conocer más sobre Gramas del Sur en: www.gramasdelsurpr.com