La residencia debe ser como un camaleón, que sea armónico con su entorno, un juego de contrastes y que proyecte distintos escenarios. Con la posibilidad de adaptarse a nuestros sentidos, sentimientos y necesidades. Para lograr un balance perfecto entre múltiples necesidades, recuran a un diseño…